contadores publicos Saltar al contenido

Asanas de yoga para fortalecer los pulmones

Asanas de yoga para fortalecer los pulmones

Una de las mejores cosas que puede hacer por sus pulmones (además de mantenerlos libres de humo) es hacer una pose.

La famosa experta en yoga Sunaina Rekhi dice: “Solo podemos respirar correctamente y absorber el oxígeno que necesitamos si nuestros pulmones están fuertes y en buen estado de funcionamiento. No, a menos que todas las células de aire de los pulmones participen activamente en el proceso de respiración, ¿podemos asegúrese de que gozan de buena salud. El pranayama y las posturas yóguicas son muy beneficiosas para la actividad de estas células y la elasticidad de los pulmones “. La respiración yóguica implica la respiración abdominal, torácica y clavicular. Se utiliza para maximizar la inhalación y la exhalación. Su finalidad es controlar la respiración, corregir los malos hábitos respiratorios y aumentar la ingesta de oxígeno. Las asanas de pie fortalecen los músculos utilizados para mantener la espalda recta durante la meditación y aumentan la oxigenación y la capacidad pulmonar.

Trikonasana (postura del triángulo)
Permite un paso de aire más fácil a los pulmones. Estimula el sistema nervioso y, a medida que gira el pecho hacia el cielo, ayuda a expandir la cavidad torácica. La postura del triángulo es una posición clásica de yoga que estira y fortalece la columna, la parte interna del muslo, los músculos abdominales y laterales. También ayuda a abrir la pelvis al estirar los ligamentos pélvicos. Es una gran postura para ayudar a crear espacio y apertura en el cuerpo.

CÓMO
Inhale y dé un paso hacia la derecha, el pie derecho a 90 grados, el talón izquierdo girado hacia adentro, los talones a 3 pies de distancia. Exhala, extiende la mano sobre el pie e inclínate hacia la derecha y coloca las manos en la espinilla, el tobillo o sujeta el dedo gordo del pie derecho con los dos primeros dedos de la mano derecha y tira de él, creando una contratensión y un estiramiento de oposición. Gire la cabeza para mirar hacia el pulgar izquierdo, abriendo el pecho hacia el cielo. Sienta la rotación de las caderas a medida que la cadera derecha se mueve hacia abajo y la cadera izquierda se abre. Mantenga durante cinco respiraciones. Inhala, sube lentamente. Repite en el otro lado.

Gomukhasana (pose de cara de vaca)
Asanas sentado, por ejemplo, Gomukhasana (postura de la cara de vaca) es excelente para inducir la relajación. No solo alivia el dolor de espalda, el cansancio, la tensión y la ansiedad, sino que también mejora la postura al aumentar la energía, la conciencia y abrir el área del pecho.

CÓMO
Siéntese en dhyana veerasana de modo que la rodilla derecha esté directamente por encima de la rodilla izquierda. Estire el brazo izquierdo hacia un lado y luego dóblelo detrás de la espalda. Estire el brazo derecho por encima de la cabeza, luego dóblelo sobre el hombro derecho. El dorso de la mano izquierda debe estar en contacto con la columna mientras que la palma de la mano derecha descansa sobre la columna. Trate de juntar los dedos de ambas manos detrás de la espalda. Lleve el codo levantado detrás de la cabeza de modo que la cabeza presione contra la parte interior del brazo levantado. La columna debe estar erguida y la cabeza hacia atrás. Repita en el otro lado.

Naukasana (postura del barco)
Las asanas de flexión hacia atrás son posturas que giran el cuerpo hacia el mundo. Debido a que expanden el pecho y fomentan la inhalación, se asocian con la actitud de abrazar la vida. Esta asana estimula los sistemas muscular, digestivo, circulatorio, nervioso y hormonal, tonifica todos los órganos y elimina el letargo. Es especialmente útil para eliminar la tensión nerviosa y provocar una relajación profunda.

CÓMO
Acuéstese en una posición inicial. Respire profundamente. Aguante la respiración y luego levante los brazos, hombros, cabeza y tronco del suelo. Equilibre el cuerpo sobre las nalgas y mantenga la columna recta. Los brazos deben mantenerse en la misma línea que los dedos de los pies. Las manos deben estar abiertas con las palmas hacia abajo. Mira hacia los dedos de los pies. Permanezca en la posición final y contenga la respiración. Cuente hasta 5 mentalmente. Regrese a la posición supina y luego exhale.