contadores publicos Saltar al contenido

Cambios en el estilo de vida para estar libre de cáncer

Cambios en el estilo de vida para estar libre de cáncer

Aquí hay siete nips ‘n’ tucks de estilo de vida que ayudarán a mejorar sus probabilidades contra el cáncer

Las investigaciones recientes sobre la genética del cáncer pueden dar la impresión de que algunos están destinados a la enfermedad, pero eso no es necesariamente cierto. Los comportamientos saludables podrían prevenir aproximadamente la mitad de todas las muertes por cáncer. Aquí hay siete pros y contras para reducir el riesgo de padecer la temida enfermedad.

1. Haga ejercicio con regularidad: Estar en buena forma física. Las investigaciones muestran que las personas activas tienen un riesgo menor de desarrollar cáncer de colon y de mama que las personas que no hacen ejercicio. No es necesario ser un superatleta para obtener los beneficios del ejercicio. Cualquier ejercicio que aumente su frecuencia cardíaca y lo haga sudar, como caminar, andar en bicicleta, bailar o hacer aeróbicos, es beneficioso. Mientras lo hace, asegúrese de que su peso esté en el rango normal para su altura. Mantenga un índice de masa corporal (IMC) de 25 o menos. Los aumentos en el IMC están relacionados con cánceres de endometrio, vesícula biliar, esófago, renal, tiroideo y colon. Los expertos médicos aconsejan mantenerse entre cinco y 10 kilos de lo que pesaba a los 18.

2. Reduzca el consumo de alcohol: El alcohol no solo carga el hígado y ralentiza la absorción de vitaminas, sino que también es un factor que contribuye al cáncer oral. Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer, el cáncer oral es seis veces más común en los consumidores de alcohol que en las personas que no beben. Limite su consumo de alcohol. Esto significa no más de dos bebidas al día para los hombres y una bebida al día para las mujeres. Y manténgase alejado de las borracheras de fin de semana. Suele consumir más alcohol de lo que se hubiera propuesto.

3. No fumar: El paquete gráfico deja muy claro que “fumar cigarrillos es perjudicial para la salud”. Fumar causa una serie de cánceres, incluidos los de pulmón, esófago, boca, garganta, estómago y páncreas, según el Instituto Nacional del Cáncer. También es la principal causa de muerte prematura y evitable. ¿Es esta razón suficiente para que los fumadores dejen la colilla?

4. Hágase protector solar: Protege tu piel del sol. Sus rayos ultravioleta dañan el ADN de la piel y pueden causar mutaciones genéticas que conducen al cáncer de piel. Use protector solar cada vez que salga al aire libre (preferiblemente uno con un SPF de 30 o más que proteja contra los rayos UVA y UVB). Manténgase cubierto con un sombrero ancho y gafas de sol. Además, manténgase alejado de la radiación. Evite la exposición a sustancias cancerígenas. Se sabe que la exposición a la radiación y algunas sustancias químicas causan cáncer. Por ejemplo, la radiación ionizante que proviene de los rayos gamma, los rayos UV de alta energía y los rayos X está relacionada con los cánceres de pulmón, piel, tiroides, mama y estómago.

5. Sin TRH: Las mujeres, en la medida de lo posible, eviten tomar la terapia de reemplazo hormonal para tratar los síntomas de la menopausia. Varios estudios han relacionado el uso de hormonas con un mayor riesgo de cáncer de útero. Si necesita tomar hormonas, limite el uso a menos de cinco años, le aconsejaría su ginecólogo.

6. Siga una dieta saludable: Consuma una dieta colorida rica en vegetales de hojas verdes, zanahorias rosadas y tomates rojos. Reduce el riesgo de cáncer. La investigación sugiere que una dieta basada en plantas se asocia con menores riesgos de varios tipos de cáncer, especialmente el cáncer de colon. Las recomendaciones incluyen mantener la ingesta de carne roja a no más de cuatro onzas por día. Evite las carnes procesadas, coma al menos cinco porciones de una variedad de vegetales y frutas sin almidón todos los días y minimice su consumo de bebidas azucaradas, jugos, postres y dulces, panes refinados y papas fritas.

7. Vaya a la proyección: Hágase exámenes de detección de cáncer con regularidad. Las pruebas de detección pueden detectar cánceres de colon, mama, próstata, cuello uterino y piel (pregúntele a su médico con qué frecuencia debe realizarse y a qué edad debe comenzar). Incluso si no tiene ningún síntoma, la detección temprana del cáncer aumenta en gran medida sus posibilidades de tratamiento e incluso curación. Las pruebas de detección pueden incluir exámenes físicos, análisis de sangre, imágenes, radiografías y pruebas genéticas.

Hay varios medicamentos que se han probado y se ha demostrado que son eficaces para reducir el riesgo de cáncer. Por ejemplo, los medicamentos llamados moduladores selectivos del receptor de estrógeno pueden ayudar a las mujeres con un alto riesgo de desarrollar cáncer de mama a mantenerse libres de cáncer. Pero consulte primero a su médico de familia y no se automedique.