contadores publicos Saltar al contenido

Cómo dejar de sentir hambre todo el tiempo

Cómo dejar de sentir hambre todo el tiempo

Imagínese esto: son las 6.30 pm. Tu día finalmente está llegando a su fin. Tienes que recoger a tus hijos, o tal vez hacer algunos recados de camino a casa, cuando ¡bam! Te golpea como una pared, ¡ese hambre abrumadora!

Lo siguiente que sabes es que estás en un restaurante de comida rápida, empacando las hamburguesas mientras piensas: ‘Cuidaré mi dieta a partir de mañana’. Pero solo se necesitan unos minutos para que se instale una culpa increíble. ¿Suena familiar? Esa sensación de “hambre abrumadora” es un gran golpe para su determinación de estar saludable. Los médicos sugieren que cuándo y qué comes tiene un impacto directo en la frecuencia con la que te atacan los dolores de hambre. Y hoy estamos analizando las razones detrás de los fuertes dolores de hambre que nos hacen engañar en nuestra dieta. 1. Come la comida adecuada, pero en el momento equivocado. Comer sensiblemente se trata de sintonizar las señales de hambre de su cuerpo. Comer al azar puede tener efectos adversos en su metabolismo. Se observa que quienes comen en horarios habituales / regulares tienden a comer menos, en comparación con quienes comen en horarios diferentes cada día.

La solución: Planifica de antemano. Revise sus patrones de alimentación durante una semana. Una vez que anote los hábitos actuales en su diario de peso, cree un horario que se centre en los horarios de las comidas. Por ejemplo: el desayuno puede ser dos horas después de despertarse, el almuerzo puede ser 3-4 horas desde el desayuno, con un refrigerio al mediodía en el medio. Trate de comer cada 3 a 4 horas durante el resto del día. El horario no tiene que estar en un diario: use ese teléfono inteligente, cree una hoja de Excel o guárdelo en un borrador de correo. Si falla todo, confíe en las viejas notas adhesivas en el escritorio de su oficina o en la puerta del refrigerador.

2. Siempre desayunas, pero no te asegures de que sea saludable y suficiente. Algunas personas creen que cualquier desayuno es mejor que nada. No podrían estar más equivocados. El desayuno adecuado tiene un gran impacto en su plan de pérdida de peso y lo ayuda a sentirse satisfecho durante el resto del día. Aquí hay algunas reglas que debe adoptar al tomar un desayuno saludable.

La solución: Come un desayuno sencillo pero saludable. Un desayuno ideal debe ser una mezcla de carbohidratos y proteínas. Aquí hay algunas ideas de muestra para el desayuno: – Un tazón grande de leche desnatada y cereal integral. Agrégale tu fruta favorita. – Un muffin de salvado de tamaño diminuto junto con pasas y un vaso mediano de leche desnatada. – Un huevo, una tostada integral y un vaso de zumo de naranja o manzana. – 1/2 bagel con mantequilla de maní o almendras y vaso de jugo de frutas frescas.

3. Su dieta es saludable, pero le falta algo. La mayoría de la gente se olvida de mantener interesante la comida sana. Si comes alimentos hervidos y al vapor todo el tiempo, terminarás engañando tu dieta porque tu sensación de hambre no se satisfará con una zanahoria o una papa hervida. Manténgalo simple y saludable, pero manténgalo sabroso.

La solución: ¡Dale sabor a tu plato! Intente romper con la monotonía probando nuevas recetas saludables cada vez. Pruebe y opte por estos trucos de cocina saludable que agregarán el giro tan necesario a su dosis diaria de alimentos saludables. 4. Suele beber sus comidas. Investigadores de la Universidad Purdue en West Lafayette, Indiana, llevaron a cabo un estudio que comparó a las personas que bebían jugos y otras bebidas para mantenerse saludables, con las que comían alimentos integrales saludables. Le dieron al primer grupo (consumidores de jugo) alrededor de 500 calorías adicionales en forma de líquidos y continuaron una dieta normal para el segundo grupo (consumidores de alimentos integrales). ¿Resultado? Las personas que siguieron una dieta normal sintieron menos hambre, mientras que las que consumieron jugo tuvieron demasiada hambre demasiado pronto. Esto se debe a que masticar ayuda a liberar hormonas que indican saciedad y también a que los alimentos sólidos son más lentos de digerir que los jugos y líquidos.

La solución: Detenga esos jugos e introduzca más alimentos integrales en su dieta. Beber una comida puede ser rápido, fácil y conveniente, pero comer alimentos sólidos es mucho mejor. Comprenda la forma correcta de comer sus frutas y concéntrese en una combinación de alimentos saludables que lo llevarán al siguiente nivel de pérdida de peso y vida saludable.