contadores publicos Saltar al contenido

Consejos de fitness para personas mayores y adultos mayores

Consejos de fitness para personas mayores y adultos mayores

Para muchos adultos, envejecer parece implicar una inevitable pérdida de fuerza, energía y forma física. Sin embargo, no tiene por qué ser así. La salud frágil y la pérdida de función que asociamos con el envejecimiento, como la dificultad para caminar largas distancias, subir escaleras o cargar comestibles, se debe en gran parte a la inactividad física y cuando se trata de nuestros músculos y aptitud física, se aplica el viejo adagio: “Úsalo o pierdelo.” Sin embargo, hay buenas noticias; Primero, nunca es demasiado tarde para hacer actividad física, nadie es demasiado mayor para disfrutar de los beneficios de la actividad física regular. La actividad física regular tiene efectos beneficiosos en la mayoría (si no en todos) los sistemas de órganos y, en consecuencia, previene una amplia gama de problemas de salud y enfermedades. La actividad física en las personas mayores produce tres tipos de beneficios para la salud: -Puede reducir el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como las cardiopatías.

-Puede ayudar en el manejo de problemas activos como presión arterial alta, diabetes, obesidad o colesterol alto.

-Puede mejorar la capacidad de funcionar y mantenerse independiente frente a problemas activos como enfermedades pulmonares o artritis.

Se obtienen beneficios sustanciales para la salud con una cantidad moderada de actividad (por ejemplo, al menos 30 minutos de caminata rápida) durante 5 o más días a la semana. Se pueden obtener beneficios adicionales para la salud mediante una actividad física más prolongada o una actividad más vigorosa. Los episodios breves de actividad física, como 10 minutos seguidos, pueden ser beneficiosos si se repiten.

Las personas sedentarias pueden comenzar con episodios breves y aumentar gradualmente la duración o la intensidad de la actividad. Las personas mayores pueden beneficiarse aún más de las actividades destinadas a desarrollar o mantener la fuerza y ​​el equilibrio muscular. Una revisión reciente de programas personalizados para personas mayores demostró que los programas para desarrollar la fuerza muscular, mejorar el equilibrio y promover la caminata redujeron significativamente las caídas en las personas mayores. Los expertos recomiendan que los adultos mayores participen al menos 2 días a la semana en actividades de entrenamiento de fuerza que mejoren y mantengan la fuerza y ​​la resistencia muscular. Los adultos mayores también deben realizar actividades físicas que mejoren y mantengan la flexibilidad. Sin embargo, los adultos mayores son sensibles a los efectos de la actividad física, e incluso pequeñas cantidades de actividad son más saludables que un estilo de vida sedentario. Los adultos mayores con enfermedades crónicas o discapacidades pueden obtener importantes beneficios para la salud con una cantidad moderada de actividad física, especialmente si se realiza a diario. La actividad física no necesita ser extenuante para traer beneficios para la salud. Lo importante es incluir la actividad como parte de una rutina regular. Se recomiendan cantidades moderadas de actividades de bajo impacto, como natación, ejercicios acuáticos o estiramientos, para aquellos que tienen dificultades con su movilidad. Existen varios ejercicios de bajo impacto que pueden realizar quienes tienen ciertas discapacidades, como ejercicios y juegos en silla de ruedas, actividades de fortalecimiento muscular para ayudar a mejorar la capacidad para realizar las tareas diarias y ejercicios de entrenamiento de fuerza como calistenia o levantamiento de pesas liviano. . Las formas suaves de yoga y tai chi están diseñadas para promover la flexibilidad, mejorar el equilibrio y también aumentar la fuerza.

Lea más historias sobre salud personal, dieta y estado físico en www.healthmeup.com