contadores publicos Saltar al contenido

En fotos: Entrenamiento bajo el agua

En fotos: Entrenamiento bajo el agua

Los entrenamientos, ya sea que se realicen bajo el agua o de otro modo, no son más que una forma de ejercicio que comprende una actividad rítmica continua y sostenida que trabaja los pulmones y el corazón a la capacidad óptima, lo que lleva a un corazón más fuerte, presión arterial más baja, volumen cardíaco más alto, mejor resistencia y un sistema de transporte de oxígeno eficiente.

Como resultado, conduce al bienestar general del cuerpo y el alma. Cualquier actividad sostenida que utilice oxígeno para alimentar el corazón y los pulmones para que funcionen mejor se denomina actividad aeróbica. Los ejercicios, aeróbicos o no, se pueden realizar no solo en tierra, sino también bajo la superficie del agua. En un país como el nuestro, el verano es la estación más predominante del año. Por lo tanto, el ejercicio más propicio para la diversión, la diversión y la relajación con el fin de combatir el calor abrasador son los ejercicios acuáticos como la natación o los entrenamientos acuáticos. Los entrenamientos acuáticos no son más que ejercicios que se pueden realizar bajo la superficie del agua que ayudan a tonificar el cuerpo, mejoran la fuerza, la resistencia y también queman calorías. Tiene muchas similitudes con los beneficios asociados con la natación. Los ejercicios acuáticos se han convertido en una forma de ejercicio muy popular para la mayoría de las personas que buscan una actividad recreativa alternativa, principalmente para superar la monotonía de hacer ejercicio en los gimnasios o para optar por algo que sustituya a la natación. Los entrenamientos acuáticos son una consecuencia de la natación y una forma de ejercicio extremadamente beneficiosa y segura para mantenerse en forma y ponerse en forma. Además de su valor recreativo, también es conocido por sus beneficios terapéuticos, fisiológicos y espirituales. El agua, un elemento espiritual y cósmico, es un símbolo de pureza y juega un papel predominante en la curación del cuerpo y la mente. Cualquiera de cualquier edad puede hacer estos ejercicios, independientemente de ciertos factores como la edad, problemas médicos / de salud, obesidad, embarazo, etc. Estos ejercicios mejoran el acondicionamiento cardíaco y pulmonar y fortalecen todos los grupos musculares principales.

Beneficios de los entrenamientos acuáticos:

1. Mejora la aptitud cardiovascular, estimula el metabolismo y ayuda a perder peso.

2. Proporciona mayor resistencia, fuerza y ​​flexibilidad al cuerpo.

3. La flotabilidad y la suave resistencia del agua ayudan a prevenir lesiones ya que hay menos impacto en las articulaciones, rodillas, codos y espalda.

4. Esta forma de ejercicio, cuando se realiza en el agua hasta la cintura o el pecho, hace posible que incluso los no nadadores puedan participar en él y puede ser realizado por todas las edades.

5. Los entrenamientos realizados bajo el agua estimulan y potencian funciones como la digestión, la circulación sanguínea, el sistema nervioso y alivia el estrés y las tensiones. También induce el sueño y ayuda a relajar la mente y el cuerpo.

Los ejercicios son una combinación de patadas, trotar, caminar, estirarse, Pilates, yoga, power yoga y pranayams. Se pueden usar accesorios como cinturones de flotación, mancuernas de agua ligera, fideos de tubo, etc. para variedad y recreación. Estos ejercicios se realizan con movimientos rítmicos de brazos y piernas.

Mickey Mehta, el gurú global de la salud holística, ofrece sus conocimientos sobre los entrenamientos que se deben realizar bajo el agua:

A continuación se enumeran algunas rutinas simples que se pueden seguir en el agua hasta la cintura o la rodilla:

1. Comience con una rutina de calentamiento. Camine o corra suavemente alrededor de la piscina o si es un buen nadador se recomienda un par de vueltas de natación con brazadas.

2. Tónicos para isquiotibiales, cuádriceps y glúteos: Párese firmemente con los pies separados en agua poco profunda (hasta la cintura o el pecho). Entrelaza las manos, estíralas hacia el frente a la altura de la cara y dobla lentamente las rodillas en una posición de cuclillas. Asegúrese de que sus rodillas no se extiendan más allá de los dedos de los pies. (Simular un acto sentado). Mantenga su abdomen recogido, exhale y suba. Haz tantas o un mínimo de 15 repeticiones en 2 series.

3. Estiramientos laterales: Sostenga una pelota suiza firmemente en su mano y párese firmemente en el agua. Levante los brazos, estírese hacia el lado izquierdo, venga al centro y repita contando 10. Repita de manera similar en el otro lado.

4. Oblicuos: Párese frente a la pared de la piscina y sostenga las barandillas. Mantenga la columna recta y levante lentamente la pierna derecha hacia un lado lo más alto que pueda. Baje la pierna y repita con la otra pierna. Haz 2 series de 15 repeticiones por cada lado. Para variar, sostenga una pelota suiza directamente sobre la cabeza, estírese hacia la derecha mientras levanta la pierna derecha. Mantenga su abdomen recogido y repita con la otra pierna. Haz 2 series de 10 a 12 repeticiones cada una.

5. Abdomen: Haga ciclismo mientras descansa la espalda contra la pared de la piscina con los codos apoyados en el borde. Cuente hasta 25, relájese y repita para otros 25 conteos

6. Brazos: Flexiones de bíceps con mancuernas: sostenga una mancuerna de color aguamarina ligera en cada mano con las palmas hacia arriba. Ponte de pie. Mantén el cuerpo recto y dobla la mancuerna hacia arriba. Baja y repite durante 15 repeticiones de 2 series.

7. Extensión de tríceps: Párese en el agua hasta la cintura, sostenga las mancuernas en cada mano y levántelas por encima de la cabeza. Mantenga los codos junto a las orejas. Doble y estire los brazos lentamente. Repita durante 15 repeticiones de 2 series.

8. Contracción dinámica del pecho: Sostenga una pelota suiza entre sus palmas, cerca de su pecho y respire profundamente. Exhala y presiona la pelota lo más fuerte que puedas. Suelta y respira de nuevo. Repite de 5 a 6 veces. Esto se puede hacer simplemente presionando las palmas juntas con fuerza y ​​sosteniéndolas.

Combine cualquier forma de ejercicio en el que elija participar con un plan de dieta sensato que incluya una variedad de alimentos naturales saludables como brotes, verduras, ensaladas, frutas, frutas de temporada, cereales integrales, mijo, nueces, leche baja en grasa, etc. asegura una salud sólida, una pérdida de peso gradual y saludable, una nutrición y una limpieza al más alto nivel. Los alimentos adecuados, cuando se combinan bien, fortalecen y purifican la mente y el cuerpo. Una vida sana y libre de estrés también implica recibir mucho sol, aire fresco, respirar normalmente y comer alimentos naturales, meditación, yoga, actitud positiva y descanso y sueño adecuados. La integración adecuada y regular de estos parámetros allana el camino para una mejor autoestima, una mejor inmunidad y un mejor equilibrio emocional, espiritual y fisiológico. Para más historias, síganos en Twitter y Facebook.