contadores publicos Saltar al contenido

Estos alimentos están matando tu deseo sexual

Estos alimentos están matando tu deseo sexual

Los alimentos que parecen inofensivos podrían estar acabando con su vida sexual. He aquí cómo identificar a los destructores de la libido

1. Queso: La mayoría de los quesos comerciales están hechos de leche de vaca tratada con antibióticos y otras hormonas de crecimiento. El consumo excesivo de dichos productos lácteos aumentará la exposición de estas toxinas (hormonas) en su cuerpo, interfiriendo con su producción natural de hormonas, incluidas las hormonas sexuales (estrógeno, progesterona y testosterona). Esta acumulación de xenoestrógenos (estrógenos “malos” del medio ambiente y los alimentos) podría contribuir a la disfunción sexual y también a los cambios de humor del café.

2. Bebidas gaseosas: En un estudio que involucró a más de 21,000 personas y publicado en The New England Journal of Medicine, se concluyó que el consumo de bebidas endulzadas con azúcar puede interferir con los genes que afectan el peso aumentando el riesgo de diabetes de una persona. Las caries dentales, la diabetes, la obesidad, la deshidratación y la pérdida de masa ósea son solo algunas de las consecuencias negativas de beber demasiado de este dulce veneno. Todos estos problemas de salud resultan en una libido deficiente.

3. Edulcorantes artificiales: Si está tratando de perder peso y está comiendo alimentos dietéticos que contienen edulcorantes artificiales, es probable que haya estado consumiendo aspartame. Este ingrediente puede reducir los niveles de la hormona serotonina y causar dolores de cabeza, depresión, irritabilidad, ataques de ansiedad e insomnio. La serotonina se considera una hormona ‘feliz’ y sin su suministro suficiente, su estado de ánimo y la libido tienden a sufrir. Está comprobado que el aspartamo puede afectar al neurotransmisor dopamina, que es necesaria en cantidades adecuadas para el comportamiento sexual normal. Debe limitarse a pequeñas cantidades de edulcorantes naturales como miel y azúcar moreno.

4. Alimentos enlatados: Los alimentos enlatados están llenos de sodio, productos de calidad inferior y aditivos artificiales. La ingesta excesiva de sodio en la dieta y la baja ingesta de potasio pueden provocar presión arterial alta, lo que disminuye el flujo sanguíneo a los órganos sexuales. Durante los momentos de excitación, es necesario un flujo sanguíneo adecuado para garantizar que funcionen de manera efectiva durante el acto sexual.

5. Patatas fritas y patatas fritas: No es de las grasas trans de las que debe tener cuidado cuando se atiborra de papas fritas, pero la mayoría de estas se preparan con aceites rancios. Para aumentar los males, se calientan a temperaturas destructivas. Esta combinación de grasas malas con altas temperaturas puede provocar daño oxidativo de los tejidos y células de su cuerpo, interfiriendo con la regulación de las hormonas sexuales.

6. MSG: El glutamato monosódico, o MSG, se utiliza como aditivo alimentario en alimentos envasados ​​y en restaurantes para impartir un cierto sabor y perfil de sabor. Aunque puede contribuir al sabor de algunos alimentos salados, se sabe que causa efectos indeseables para la salud. Los expertos médicos dicen que el consumo de MSG podría causar depresión, problemas cognitivos y problemas cardiovasculares. La mala salud del cerebro y la depresión pueden provocar una disminución de la libido.

7. Café: Si bien la taza de café de la mañana puede mejorar su estado de ánimo, los bebedores habituales de café corren el riesgo de dañar sus glándulas suprarrenales, que son responsables de producir ciertas hormonas del estrés. Con el tiempo, si el funcionamiento normal de las glándulas suprarrenales disminuye, las hormonas sexuales del cuerpo se ven afectadas.

8. Aceites: Del mismo modo, los aceites de mala calidad pueden ser perjudiciales para quienes intentan concebir. Las grasas alimentarias vienen en muchas formas y, aunque algunas son beneficiosas, otras deben evitarse. Los aceites de mala calidad como el de canola y otros aceites vegetales procesados ​​son propensos a la oxidación, lo que provoca radicales libres en el cuerpo. Reducir el estrés oxidativo mediante la eliminación de estas grasas es importante para proteger el sistema reproductivo de la mujer y aumentar la capacidad de concebir.