contadores publicos Saltar al contenido

Las 6 principales grasas que reducen el colesterol

Las 6 principales grasas que reducen el colesterol

A menudo se les da un mal nombre, las grasas pueden ser una buena adición a la dieta diaria de cualquier persona. De hecho, nunca se debe eliminar por completo las grasas buenas de los planes de alimentación diarios, ya que son muy esenciales para su cuerpo.

Si bien algunas grasas malas pueden representar un grave riesgo de enfermedades cardiovasculares, otras pueden proteger su corazón. Una fuente importante de ácidos grasos esenciales y energía concentrada, las grasas están llenas de vitaminas liposolubles, también ayudan a cocinar y también mantienen a raya los dolores de hambre. Hoy, la consultora dietética con sede en Delhi, Munisha Bhanot, nos habla de las 6 principales grasas que ayudan a reducir el colesterol.

Beba vino tinto, en lugar de cócteles.
Los cócteles rojos, azules y verdes parecen tentadores, pero estas bebidas están llenas de calorías. Por lo tanto, si está consciente de su salud, evite los cócteles. En cambio, puede beber vino tinto porque está lleno de antioxidantes, que son útiles para prevenir diferentes tipos de cánceres. Y un vino tinto uniforme tiene saponinas, que ayudan a reducir el colesterol malo LDL. Pero la ingesta de vino tinto debe ser limitada. La Asociación Estadounidense del Corazón recomienda que limite su ingesta diaria a dos vasos (para hombres) o un vaso (para mujeres).

– Los mejores aceites para cocinar con bajo contenido de colesterol.
Todos los aceites y grasas tienen unas buenas cualidades para nuestra salud. Por eso no debemos ceñirnos a un tipo de aceite o grasa para cocinar. Debemos seguir la regla de rotación de aceites. Por ejemplo, en un mes puede usar aceite de girasol y en el próximo mes puede usar aceite de mostaza. O incluso puede usar diferentes tipos de aceites en sus comidas, como un vegetal en aceite de sésamo y otro en aceite de mostaza.

Los aceites de cocina bajos en colesterol son los de oliva, canola, sésamo y mostaza. El aceite de buena calidad también se encuentra en aguacates y aceite de aguacate, nueces y sus aceites, maíz, semillas de algodón y aceites de cártamo; semillas de girasol y aceite de girasol; linaza y aceite de linaza; soja y aceite de soja; tina de margarina y pastas para untar suaves; y mariscos.

– Las grasas monoinsaturadas son las grasas más saludables.
Hay dos tipos de colesterol: un tipo de colesterol obstruye nuestras arterias, se conoce como colesterol malo o LDL y otro tipo ayuda a eliminar estas obstrucciones, se conoce como colesterol bueno o HDL.

Las grasas monoinsaturadas reducen el colesterol total en sangre pero mantienen el colesterol HDL (bueno). Las grasas monoinsaturadas, por lo tanto, ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas. El aceite de oliva tiene un 75% de grasas monoinsaturadas. Ejemplos de grasas monoinsaturadas son las nueces de macadamia (el 80% de la grasa es monoinsaturada), los aguacates (71%), las almendras (70%), el aceite de canola (59%) y el maní y el aceite de maní (46%).

Otras fuentes son las almendras, anacardos, avellanas, mantequilla de maní natural, nueces, pistachos, aceite de sésamo y semillas de sésamo.

– Las grasas poliinsaturadas también pueden ser algo saludables.
Una grasa poliinsaturada tiene colesterol bueno, pero disminuye el colesterol total en sangre al reducir tanto el colesterol LDL (malo) como el HDL (bueno). Por esta razón, debemos usarlos con moderación.

Las buenas fuentes de grasas poliinsaturadas se pueden encontrar en el aceite de maíz, mayonesa, pipas de calabaza, pipas de girasol, aceite de linaza, cáñamo, aceite de cáñamo, aceite de soja y pistachos.

– Los aceites vegetales líquidos deben ser su mejor opción para el uso diario.
Es una tendencia general usar mantequilla o ghee para cocinar y hornear. Pero la mantequilla y el ghee son fuentes altas de colesterol malo o LDL. Aumentan el riesgo de enfermedades cardíacas al obstruir las arterias. Entonces, para evitar esto, debemos usar aceites vegetales como aceite de soja, aceite de sésamo, canola, aceite de oliva, aceite de mostaza, etc. para cocinar y hornear. Estos aceites tienen un alto nivel de colesterol bueno HDL y reducen nuestros niveles de LDL.

– Las grasas cárnicas también ayudan a reducir el colesterol.
Sin embargo, es importante que se reduzca el contenido de grasa de la carne. Hay muchas formas rápidas de reducir el contenido de grasa de la carne. Primero, compre siempre cortes de carne magros. Antes de cocinar, retire y corte todas las grasas visibles, por ejemplo, retire la piel del pollo porque hay depósitos de grasa justo debajo de la piel. Si desea hacer caldo o sopa, enfríe el caldo de carne y gotee. Esto ayudará a que la grasa se eleve y se solidifique. Retire esta grasa antes de usar caldo y gotear. Aplicable a alimentos cárnicos o no cárnicos: Evite freír ya que los alimentos fritos tienen el máximo de calorías. En lugar de freír, puede asar, asar, cocinar al vapor, asar y saltear, etc.

Para más historias, síganos en Twitter y Facebook.