contadores publicos Saltar al contenido

Los mejores entrenamientos para mujeres embarazadas

Los mejores entrenamientos para mujeres embarazadas

Descubra las maravillas y los beneficios de los entrenamientos durante el embarazo para prepararse para este momento crucial de su vida. Muchas mujeres embarazadas a menudo están ansiosas por comenzar un régimen de ejercicio saludable para reducir las molestias, los dolores y los dolores del embarazo. Sin embargo, la mayoría no está segura de por dónde empezar. Es posible que vacile en adaptarse y ceñirse a una rutina de ejercicios, especialmente en el primer trimestre. El truco consiste en ser coherente y estar bien informado. Recuerde consultar a su proveedor de atención médica antes de comenzar cualquier programa. Estos son algunos de los mejores entrenamientos de acondicionamiento físico para mujeres embarazadas que mantendrán a todas las mujeres embarazadas saludables y felices. Caminar o trotar: contrariamente a los antiguos mitos de que caminar perjudica el crecimiento y desarrollo del feto, esta forma de ejercicio es beneficiosa tanto para la madre como para el bebé. Ayuda a mejorar la circulación sanguínea y le permite liberar el estrés y la tensión. De hecho, puede continuar caminando durante los nueve meses de embarazo siempre que tome ciertas precauciones necesarias. Evite los terrenos accidentados y evite las áreas concurridas o contaminadas. Sugerimos una rutina de caminata moderada de 30 minutos que se puede dividir en 6 minutos de calentamiento y relajación después de cada 10 minutos de caminata enérgica. Yoga: A menudo se dice que el yoga ayuda a preparar a la mujer para dar a luz, ya que le enseña a adaptarse a nuevas situaciones físicas y mentales. Incluso si nunca antes ha probado el yoga, puede comenzar a aprender durante el embarazo. Sin embargo, evite posturas muy complejas y practique bajo supervisión. No querrá complicar las cosas intentando posturas difíciles que podrían causarle malestar en lugar de aliviarlo. Aquí es donde los entrenadores o instructores profesionales pueden ayudarlo. Algunas de las posturas de yoga más populares que se realizan durante el embarazo son Ustrasana o la postura del camello, Yastikasana y ejercicios de respiración.

Natación: si quiere que mencionemos los efectos beneficiosos de la natación durante el embarazo, probablemente perdamos la cuenta. La natación es uno de los ejercicios más beneficiosos que no solo mejorará su funcionamiento cardiovascular, sino que también mejorará su circulación, aumentará la fuerza y ​​el tono muscular, desarrollará su resistencia y la ayudará a enfrentar los desafíos emocionales asociados con el embarazo. Una de las mejores brazadas recomendadas durante el embarazo es la braza, ya que provoca menos esfuerzo y fortalece y tonifica suavemente los músculos.

Los aeróbicos de bajo impacto fortalecen el corazón y los pulmones a la vez que mantienen el tono muscular. Sin embargo, si se encuentra en su primer trimestre, le recomendamos que practique lentamente bajo la supervisión médica directa o espere hasta el inicio de su segundo trimestre. Evite cualquier tipo de agacharse, dar vueltas o movimientos frecuentes de giro, ya que pueden causarle mareos. Además, tenga a mano una botella de agua o solución de electrolitos para evitar la deshidratación y los calambres musculares posteriores. Si te aburres de hacer ejercicio solo, mira las sesiones terapéuticas grupales para mujeres embarazadas. Además de una buena compañía, le gustará interactuar con otras madres embarazadas del grupo. Ciclismo: aunque puede sentir un poco de aprensión sobre el ciclismo durante el embarazo debido al miedo a las caídas y lesiones, el ciclismo es uno de los mejores ejercicios aeróbicos de bajo impacto que puede mantenerla en forma y saludable. Es cierto que es posible que no pueda continuar en bicicleta durante todo el trimestre, pero puede continuar mientras crea que puede hacerlo. Ejercicio de Kegel: si le preocupa la incontinencia urinaria después del embarazo o la reducción del tono muscular del piso pélvico, comience a practicar esta manera fácil pero efectiva de desarrollar su fuerza muscular. La forma más sencilla de realizar esto es acostarse en decúbito supino sobre una superficie plana y contraer los músculos pélvicos como si estuviera tratando de detener el flujo de orina. Mantenga la contracción y cuente hasta tres. Después de esto, suelte lentamente la contracción y relájese. Este proceso se puede realizar un total de 5-6 veces por sesión y se puede realizar varias veces al día. Lea más historias sobre salud personal, dieta y estado físico en www.healthmeup.com